Escapemos un poco…

Viendo todo lo que sucede últimamente; el estrés, el tráfico, el clima y todo lo demás… un buen viaje no caería nada mal, ¿Verdad?

Y es que bueno, hay momentos en los cuales un buen viaje te ayuda a aclarar la mente y quitarte la mala vibra de encima. Conocer, viajar y experimentar nuevas culturas nos ayudan muchas veces a apreciar lo nuestro de mejor manera. A entender que quizá es posible que todo mejore y nos permite tener una guía a lo que queremos volver nuestra sociedad.

Viajar a Europa es realmente un placer que todos deberían poder realizar una vez en la vida. Y estoy seguro que cada persona puede tener un motivo propio y único para viajar a Europa; quizá eres hincha del Real Madrid o del Barcelona, o quizá quieres probar la verdadera pizza napolitana, o quizá tu sueño es visitar los Alpes Suizos o ¿quién sabe? Cada uno tendrá su razón, pero lo que no pueden dudar es que la mezcla de culturas, historia, tradiciones y forma de vida que hay en Europa puede servir muchas veces para que veamos algo que quisiéramos replicar en nuestro país. Sea el sistema de transporte público tan ordenado que hay en algunas ciudades de Europa, o sea el sistema de salud tan avanzado en otras, hay algo que puede servir de inspiración; no para que nos sintamos menos ni para mirar con envidia. Porque un viaje no es para que uno se sienta mal por lo que tiene, al contrario, un viaje debe abrir nuestros ojos a la posibilidad de una mejor vida y una mejor sociedad, y eso no significa siempre que esta deba ser fuera de nuestro país.

¡Así que anímense! Viajen a Europa, conozcan, coman, bailen, aprendan, caminen, gocen y disfruten en la cuna de la civilización moderna. Será una experiencia que les llenará y enseñará más de ustedes mismos y del mundo que les rodea.

LEAVE COMMENT

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.